viernes, 25 de agosto de 2017

Lagunas de Campillo en Rivas Vaciamadrid



Atardecer en las lagunas del campillo

No hay mucho que decir ante imágenes como estas. la tarde cae, la noche se va abriendo paso poco a poco. Es hora de regresar a casa, aunque la espectacularidad y la tranquilidad del lugar invitan a quedarte hasta que termine el espectáculo que comienza con la retirada del sol. 


martes, 22 de agosto de 2017

Incursiones marítimas germánas a Hispania anteriores a la era Vikinga, entre los Siglos III y V. Por Alvar Ordoño

Se han tratado y estudiado en innumerables ocasiones las incursiones normandas ocurridas en la península ibérica  entre los siglos IX y XI. Más exactamente y con una aproximación relativa entre los años 844 y el 1045. Iniciándose el proceso con el primer avistamiento documentado en las costas cantábricas en el año 844 frente a la ciudad de Gijón. Y terminando en el año 1045 con la batalla de las torres del Oeste en la localidad de Catoira (Galicia). Donde el obispo Cresconio derrotó a una flota de lordemanos que asolaban la zona, y entre los que se ha querido ver, sin pruebas de ello naturalmente, al temido Ulf el gallego. Aunque bien es cierto que la fecha del combate de Cresconio está sometida a debate y discursión (Eduardo MoralesHisptoria de los vikingos en España, CAP XIII, pag 209 – últimas incursiones ) nos sirve para establecer con un margen de error año arriba año abajo, una fecha inicial, y una final de lo que podríamos definir de una forma un tanto arbitraria como “la era vikinga hispanica”.

A lo largo de esos casi 300 años, los normandos llegados desde diferentes puntos del norte de Europa, entre los que se encontrarían principalmente Inglaterra, Noruega, Dinamarca, Francia, e Irlanda. Asolarían con mayor o menor intensidad una franja costera que iría desde el norte cantábrico, hasta toda la costa Atlántico española (Galicia) y portuguesa. Incluyendo Andalucía y partes del Mediterráneo en las incursiones del siglo IX. Hay que tener en cuenta que ninguna incursión documentada posterior al siglo IX llegó a pasar el estrecho de Gibraltar, entre otras causas por la política preventiva de Abderraman tomada tras los devastadores ataques del año 858, Atribuidos tradicionalmente  a Hastings y Bjorn costado de hierro. Si bien aquí se establece un dato curioso que me parece interesante mencionar, la incorporación de mercenarios irlandeses a la flota Lordemana en ese año (presumiblemente solo documentados en esa fecha).

Para Steentrup el relato de una crónica irlandesa sobre los hijos de Ragnall, primogenito del rey de Lochlann, y las hazañas y aventuras de este contra los musulmanes, debe situarse inequívocamente en el contexto de la segunda invasión del siglo IX (José Carlos Sánchez PardoLos ataques vikingos y su influencia en la Galicia de los siglos IX – XI – Anuario Brigantino 2010 nº 33, Pag 64 – 3.2. Segunda incursión vikinga a Galicia). Parece razonable pensar que la única forma que los irlandeses de aquellos años tuvieron de enfrentarse con musulmanes, fue en las costas de España, llegando como apoyo mercenario local de las colonias existentes de normandos Noruegos en el país.

No obstante no existe documentación exacta en ninguna crónica hispana que hable de irlandeses entre la flota y guerreros del siglo IX, mientras que por ejemplo sí existen referencias de franceses. Queda por tanto dentro de las hipótesis y de los misterios relacionados con las miles de lagunas que ofrece la historia. Exactamente igual que la teoría al respecto de Anton Erkoreka, para quien la llegada de irlandeses pudo no estar relacionada con la llegada de Hastings y Bjorn, sino con una incursión llegada desde Dublín contemporánea a la de los dos famosos caudillos, que el escritor  vasco relaciona con el supuesto asentamiento de la ría de Mundaca, y con el secuestro del rey de Pamplona utilizando una vieja calzada romana, y no el río Ebro. Esta incursión estaría a mi modo de ver más relacionada con la leyenda y la mitología que con la realidad. Pues incorpora además sucesos y episodios propios de las leyendas y las dinastías legendarias vascas, relacionando a los dos caudillos vikingos llegados desde Irlanda, y que Erkoreca atribuye los nombres de Olaf el blanco e Ivar el Culebro con Jaun Zuria, mítico primer señor de Vizcaya que vence a las tropas asturianas (Anton Erkoreka – Los vikingos en la península ibérica. CAP – Los vikingos en Vasconia, pag 21, De nuevo en la ría de Mundaca (844m 858-861).

Pero dejemos de lado este tema y centrémonos en los ataques anteriores a la era vikinga. Aun cuando relacionados con las poblaciones proto vikingas y germánicas que años más tarde darían origen a los piratas del mar, lo cierto es que las incursiones llegadas desde el norte en años muy tempranos, no pueden ser llamadas vikingas, ni tratadas como tales. Ni tan siquiera aparecen en las crónicas romanas de la época con ese nombre o similar, entre otras cosas porque como puede suponerse aun estamos muy distantes en el tiempo de la era vikinga desde un punto de vista rigurosamente histórico.

La primera aproximación que tenemos documentada relacionada con incursiones marítimas por el litoral cantábrico, esta relacionada con los francos en plena era de las migraciones bárbaras. En el siglo III de nuestra era barcos procedentes de la zona norte de Europa, donde se establecían los francos, atacan en varias ocasiones todo el norte cantábrico. Aun cuando estas incursiones no tuvieron demasiado éxito quedándose tan solo en algunas rapiñas de aldeas, siendo todas ellas reprimidas con eficacia por el emperador Maximiliano Hercúleo.


Desde el siglo III hasta el V no se tienen información documentada de nuevos ataques marítimos. Es precisamente en ese siglo, en el V, con una Europa en pleno apogeo de las migraciones e invasiones germánicas, cuando el norte de España es atacado una vez más por mar. Este aspecto es poco conocido aun cuando tiene algunos episodios realmente interesantes de tratar.  La primera referencia con la que nos encontramos referida al tema procede de Hidacio. El historiador gallego de marcado carácter “anti suevo”, recoge en su Chronica,  un incidente relacionado con los vándalos. En el año 455 “unos vándalos de modo repentino. Desembarcaron con sus barcos en la localidad de Turonium en las costas de Gallaecia y capturaron familias de muchas gentes” / vandali navibus Turonium in litore Gallaeciae repente advecti familias capiunt plurimorum /. El problema con el que nos encontramos en este caso es señalar con exactitud de donde procedían esos vándalos, y cual era la localidad de Turonium. 

Los vándalos eran un pueblo germánico procedente de Escandinavia, que llegó a Hispania atravesando los pirineos en el año 409 junto a los alanos. Estaban divididos en dos grupos, Asdingos y Silingos, cada uno de ellos con su respectivo rey. Tras la derrota de los asdingos a manos de los federados visigodos del imperio liderados por Walia, se unieron con los silingos y comenzaron una aventura que les llevaría hasta la conquista de Africa en el 429. A simple vista vemos un error en las fechas que nos impide atribuir una invasión marítima procedente de Hispania a manos de los vándalos. Si en el 429 ochenta mil de ellos unidos con los alanos llegan a África, significa que en el 455 ya no estaban en la península, por tanto la lógica nos hace pensar que el ataque marítimo de los piratas vandálicos procedía del continente africano. 

Máxime cuando desarrollaron una importante flota que les llevó durante el 440 bajo reinado del rey Genserico, a saquear importantes puntos del Mediterráneo, entre los que se encontraban Sicilia, Cerdeña, Grecia y las islas Baleares. No obstante algunas hipótesis nuevas de historiadores renombrados ofrecen una segunda versión sobre el origen de la invasión marítima de Galicia a manos de los bárbaros durante el siglo V. Ch. Courtuis en les vandales ofrece la primera versión que señala a una invasión interna procedente de la propia Hispania y no de Africa. Para el historiador francés no se trataría de una flota procedente de Cartago, sino de vándalos residuales asentados en Hispania que no siguieron a sus compañeros hasta el continente africano. Plantea la dificultad, aun aceptando que fueran buenos navegantes, de que una flota vándala saliera de Cartago con el único objetivo de saquear Gallaecia. Una tierra que en aquellos años no tenía aun las grandes iglesias ni la importancia simbólica que llegaría a tener siglos después. 

Thompson por su parce acepta la hipótesis de Hidacio, aceptando que la incursión llegó desde Cartago. Por el contrario para Javier Arce, en su libro Bárbaros y romanos en Hispania  400 – 507. Se hace eco de Ch. Courtois, asimilando la idea de una incursión que correspondería a vándalos residuales que aprovecharon la expansión sueva hacia el sur de Hispania con objetivo la Baetica y Cartaginensis (año 441), y las malas relaciones existentes entre estos y la población nativa gallega, para asolar las costas. Sea como fuere nuevamente nos movemos en el terreno de las hipótesis, y con lo único que podemos contar fehacientemente es con el hecho de que los vándalos según recoge Hidacio, atacaron por mar las costas Atlanticas de Galicia sin ningún tipo de resistencia por parte del reino suevo. 


De tratarse de vándalos residuales, la operación carecería de interés geopolítico y estratégico. Simplemente habría que incluirla en las razzias de depredación de un grupo de gentes tras la derrota a manos de los visigodos, que intentaban sobrevivir adaptándose a la debacle de los nuevos tiempos, con independencia de la empresa iniciada por parte del mayor grupo de su gente en el norte de Africa. (Javier Arce – Barbaros y romanos en Hispania 400 – 507. CAP II, inseguridad y resistencia. 4. Piratas, pag 173 ).

Siguiendo en el siglo V y con el terror germánico que asoló Europa a modo de hordas de invasores, nos encontramos nuevamente con un texto de Hidacio referido a varios ataques de una tribu llamada Hérulos.
Los hérulos eran nuevamente una tribu germánica asentada en Escandinavia que inicia su expansión por el continente junto con otros pueblos como aliados, entre ellos los godos. En el siglo V tienen una relativa importancia en la historia de Roma por medio de su caudillo Odoacro. Anteriormente a esto, a principios del siglo V, sus barcos junto a los de Sajones y frisones, asolan buena parte de las costas del mar del norte y Canal de la Mancha. Es dentro de ese ambiente histórico cuando llegan a Hispania. Según Hidacio en el año 455 una serie de hombres de la tribu de los hérulos, desembarcaron con siete barcos en la costa del territorio de Lucus, los 400 hérulos armados a la ligera se vieron obligados a huir, muriendo solo dos de ellos en los combates contra los nativos. 

La razzia regresó por donde había venido saqueando las costas del Cantábrico y de Vardulia. En estas expediciones parece que tampoco tuvieron mucho éxito. Según Arce estos hérulos procedían de Dinamarca, y no tenían nada que ver con los que años atrás aliados de los godos habían saqueado el mar Negro. Hipotesis que sostiene Erkoreka, quien además los localiza en el noroeste de la península danesa.

Siete naves y 400 hombres, es decir, 57 hombres por nave. Con este número y armados a la ligera, como dice el historiador gallego, no es fácil asolar de forma contundente un gran territorio, aun cuando si lo pudieron hacer de forma cruel, como parece que detallan las crónicas (Javier Arce – Barbaros y romanos en Hispania 400 – 507. CAP II, inseguridad y resistencia. 4. Piratas, pag 173 ). 

Los incursores tuvieron que dejar los barcos en el litoral de la costa cantábrica iniciando una expedición de reconocimiento terrestre. Fue ahí cuando tuvieron conflictos armados con la población local con fatídico resultado en diferentes episodios para los bárbaros. Tal fue lo nefasto del asunto, o la resistencia hispánica, según se mire. Que los temidos hérulos de Jutlandia, Dinamarca, estos si primos lejanos de los posteriores vikingos, se vieron obligados a dejar los barcos en las costas y regresar a sus hogares cruzando los pirineos por la Tarraconensis, posiblemente por la zona central, ya que al parecer no encontraron fuerte presencia romana defendiendo los pasos.

Sorprende que una expedición de saqueo de tierras extranjeras fuera tan desastrosa, con situaciones semi cómicas como la vivida en Galicia, donde perdieron tan solo dos hombres y solo pensaban en huir. Mal armados,  no muy numerosos, en una actitud casi defensiva, coincidiremos todos en señalar que cuanto menos era una razzia de saqueo curiosa... El porqué de esta situación se comprendería años después. En el 459 nuevamente Hidacio recoge una invasión de piratas hérulos, esta vez se dirigían a la Baetica. Saquearon las costas cantábricas y atlánticas (documentado el conventus Lucense) con una crueldad inusitada (Hydacio 189). Dice textualmente “ad Baeticam pertendentes”, es decir, supuestamente la expedición germánica si llegó a la Baetica. Y a juzgar por el adjetivo calificativo de crudelissime usado por Hidacio, esta vez sí que fue salvaje, violenta y devastadora. Seguramente más numerosa que la predecesora. Es fácil asimilar cual fue el objetivo de la primera llegada 4 años atrás. No tenía como objetivo saquear las costas Hispanas, sino explorar. Fue una avanzadilla para tantear el terreno, conocer las costas, la resistencia, los lugares de interés y el camino a la Baetica, y puede que incluso consolidar pequeñas posiciones. Ya que presuponemos que en la primera mención que se hace de los hérulos en el 455, y aun cuando solo se los menciona en Galicia, el cantábrico y las vadulias, tuvieron que llegar por necesidad a la Baetica, mostrando el camino años después a un grupo mayor en número y armado para la ocasión. 

No opina igual Torres Rodriguez, quien supone que el desembarco del año 455 en la costa gallega fue un movimiento estratégico a cargo de un grupo de mercenarios del rey visigodo Teodorico II, que únicamente pretendía sembrar la alarma en la retaguardia del rey suevo Reckiario. Es posible que aquí se mezclen conflictos, y Torres se refiera mas acertadamente al misterioso y curioso incidente de los vándalos, pero no de los hérulos. 

A mi modo de ver la hipótesis exploradora es la más acertada, ya que como el propio Hidacio recoge. Era gente poco numerosa, mal armada, y que no buscaba la confrontación. El hecho de tener que escapar en las vardulias dejando los barcos en la costa para recorrer un largo camino de regreso andando atravesando los pirineos, es una prueba de ello. 
Con los ataques de Jutlandia (hérulos) del año 455, concluyen los episodios de las incursiones marítimas germánicas a las costas de Hispania. No quisiera dejar pasar la oportunidad de mencionar una teoría sobre la llegada de los suevos a Galicia. La recoge Erkoreka y la plantea Reynols. Según esta los suevos no atravesaron nunca el rio Rhin junto a vándalos y alanos. Jamás entraron a Hispania por los pirineos en el año 409. Llegarían por mar asentándose en las costas de la provincia de Gallaecia. Esta hipótesis no es muy acertada según yo lo veo, ya que carece de pruebas escritas que puedan dar tan solo una pequeña pista al respecto. 

Mucho tiempo después de la última invasión hérula, llegarían nuevamente piratas escandinavos, estos ya puramente vikingos. De ello hemos hablado en diferentes artículos. A lo largo de mediados del siglo IX, pueblos germánicos emparentados con los que llegarían en el siglo V. Hay referencias vagas, y misteriosas que tratan el tema de posibles llegadas nórdicas a Hispania antes de las fechas planteadas como oficiales, esto es 844. Algunas las relacionan incluso a mediados del siglo VIII, donde los nórdicos llegarían mas como mercenarios o comerciantes para tratar con las gentes del temprano reino de Asturias, que como razzias de saqueo armadas para la guerra.

Es difícil afirmarlo sin datos o pruebas escritas. Pero sin duda los pueblos del norte de Europa conocían al menos de referencia las costas hispanas. Habían estado llegando desde la tardo antigüedad, y aunque no fue un lugar caliente en sus incursiones, si que es posible que de forma puntual nunca se perdieran las conexiones entre el cantábrico y atlántico y las poblaciones norteñas que con el tiempo darían forma a la era vikinga.  Aun así en historia solo existe lo que se puede demostrar, y a día de hoy estamos muy lejos de poder demostrar absolutamente nada que vincule la llegada de lordemanos a las costas españolas antes de las fechas señaladas oficialmente. (844).


Alvar Ordoño 2017 - Recreador e investigador histórico de los grupos; BAIRA, REGNUM CASTELLAE, HISPANIA DE LOS VIKINGOS e HISPANIA GERMANORUM -

sábado, 12 de agosto de 2017

Hipótesis del dios de los godos Gaut y su relación sustitutiva con la deidad primitiva germána Tuistion

(..) Tacito situaba a los gutones también en las regiones del océano, en el norte, dentro de su obra. Siglos después, el historiador Procopio (la guerra de los vandalos, 3, 2-3) ampliaba las informaciones llamándolos gauten, considerándolos como originarios de la isla de Thule, en las regiones más septentrionales, y los emparentaba con el dios Gaut de la guerra, además de señalarlos como mismo origen que los vándalos, por su semejanza física de piel blanca, rubios cabellos, altos de estatura y tener la misma lengua y religión, aunque afirmaba que anteriormente se les llamaba saurómatas y géticos. (..)

Con estas palabras la autora Rosa Sanz Serrano en su libro: / Historia de los godos . Cap I EL ORIGEN DE LOS GODOS – Jordanes y la migración de los godos /, describe como existía un culto pagano entre los gutones originales antes del proceso de invasión del continente. En él rendían culto a una deidad de la guerra llamada Gaut. La misma autora señala que este culto  era procesado mientras la tribu o el grupo ético gauta vivía en Escandinavia. También se hace eco de la descripción de Procopio, quien en su guerra de los vándalos emparenta racialmente a los dos grupos, señalando que no solo se asemejan en cualidades físicas, sino también en religión. No creo que vándalos y godos adoraran a un dios con mismo nombre, pero si a un mismo concepto de Dios propio para todos los germanos.
Gaut no es otro que Wotan, el dios padre de la raza y de la guerra, del cual los godos se consideraban descendientes y por el que tomaron el nombre de Gautas o Getas. En el mismo artículo la escritora continua hablando de la religión de los godos basándose en un texto del romano Casiodoro narrado por el rey ostrogodo Teodorico el grande

(..) Los gauthigoths o descendientes del divino Gaut, que después estuvieron divididos en tres grupos según localización, los greutungos, tervingios y los gepitos. Salieron al mando de su rey Bering en tres barcos distintos y desembarcaron en Gothiscandia. (..)




No se sabe mucho más del dios al que menciona Rosa Serrano, pero parece evidente que se trata de una deidad principal del mundo godo en su etapa más arcaica, cuando aun vivían en su isla matriz del pueblo. Una deidad de la guerra emparentada con Marte. La gran duda surge al intentar buscar un paralelismo con dioses más próximos en el tiempo de la mitología germánica. ¿Fue por tanto Gaut una representación del dios padre del pueblo Wotan / Odin? O por el contrario se trata de una forma diferente bajo nombre distinto del dios descrito por Tacito y que comúnmente se vincula con Tyr, el dios Tuiston.

A mi modo de ver creo evidente que Gaut es Wotan. Es un dios de la guerra vinculado al carácter solar protector. Padre de la raza de los gautas, origen de su estirpe. Claramente es un dios con atributos solares como el dios Wotan. Y que en una parte de su faceta fundamental en aquellos tiempos, representa la victoria o el heroísmo de la batalla más que el salvajismo (de ahí su diferencia con el Ares griego). Por tanto es un dios que abraza a sus hijos muertos en combate con la recompensa de los caídos en la lucha. Nuevamente aquí vemos una característica protectora, ya que Gaut / Gautan recoge y aloja a sus hijos caídos en combate en la otra vida (les protege), donde estos se reúnen con el padre celestial solar origen de toda su sippes / estirpe /.

No obstante se sabe que los germanos al otro lado del rio Rhin, y según recoge el escritor Tacito. Adoraban a una deidad padre de todos ellos al que se conocía con el nombre de Tuiston. Siempre se ha querido ver o emparentar a Tuiston con el dios escandinavo Tyr, y se ha comentado que Tyr fue el primer dios de los germanos desplazado con el tiempo por las diferentes versiones de Wotan / Odin. Entremos a detallar este suceso con detalle lanzando una hipótesis, ya que la relación y el por qué en un momento determinado un dios o concepto de dios sustituye al otro sigue siendo un misterio.

Para empezar y aunque esto no guste demasiado, creo que habría que detallar y comprender que el concepto de Germano puede ser ambiguo y no tan “puro” en un aspecto cultural como se ha pretendido hasta el momento. Los escritores latinos incluyeron dentro de este grupo a una serie de pueblos que habitaban una gran extensión de terreno, los cuales tenían contacto con espacios muy diferentes y con otros grupos étnicos muy distintos entre sí. Así pues y aun cuando compartieran similitudes físicas entre ellos, al igual que lengua. No era lo mismo un Godo de Escandinavia que un Cimbrio del continente. A día de hoy es sabido que gran parte de los germanos asentados en lo que es zona fronteriza de la actual Alemania, compartieron línea directa en las primeras fases de las edades del hierro con pueblos de carácter céltico. Dentro de los ya mencionados Cimbrios de Jutlandia (Dinamarca) había elementos propios de los galos, así como jefes y caudillos galos que establecieron alianza. Algo que también pasó con los eburones de Ambiorix (Belgica), de quienes aun a día de hoy se duda si fueron germanos o celtas, estableciendo un término nuevo y quizás más apropiado llamado celto-germanos. Si atrasáramos la línea hasta los finales del bronce y primeras edades del hierro (Hallstatt) seguramente nos encontraríamos con que gran parte de las poblaciones celtas y germanas en centro Europa eran muy semejantes y casi indiferenciables. Fue en esa época donde comenzaron a crearse las deidades padres arquetípicas populares en las dos edades del hierro, y que se remontaban a los propios orígenes de los pueblos indoeuropeos. ¿Ahí nació Tuistion?.. a mi modo de ver si. Quizás no tanto el concepto, como si el nombre.



Uno de los dioses más primitivos de la edad del hierro, seguramente ya presente en el bronce, es el dios pan céltico Teutates. En Junio del año 2011 escribí un artículo para el magazine onine Fundación Rueda solar, en el que intentaba relacionar tres deidades primitivas del mundo proto-germánico o celto-germánico; Tuiston, Tyz y Teutates. En ese escrito establecía una conexión relativa entre las tres deidades predecesoras del culto a Odin / Wotan entre los germanos.
Teutates era un dios céltico al que en España se relaciona con algunas deidades como Telenvs. Un díos de la guerra y de las juicios, padre y protector del pueblo. La propia composición del nombre nos da un indicio de su equivalencia mitológica. Teut –Tat –Es significa dios padre y señor. Pero la equivalencia es mas evidente cuando comparamos al dios Tiwaz o Tyr con al viejo dios celto-germano. Tyr es una deidad de la guerra y los juicios justos en la Escandinavia medieval. Siempre se ha pretendido relacional al dios Tyr / Tiwaz con una versión primitiva como dios padre de los germanos antes que Odin.

Sorprende pues que una de las cualidades de Teutates además de dios de la guerra y padre del pueblo como concepto racial o ético, sea el de legislador de leyes y juicios justos, característica que al menos comparte con el viejo dios sin una mano de la mitología escandinava.
El origen primitivo y anterior a la existencia cultural de celtas y germanos, es decir, a las dos edades del hierro de Teutates, queda reflejado en la península ibérica en la cultura del bronce de las Cogotas de la meseta central. Aquí encontramos una deidad poco conocida y casi ignorada llamada Teut. Se relaciona a este dios con cualidades como padre de las gentes y dios de la guerra. La conexión lingüística entre Teut y Teutates son evidentes demostrando en parte que la deidad es anterior a los pueblos del hierro y hay que remontarla a la edad del bronce. Por tanto estaríamos como ya hemos señalado, ante un culto anterior a la existencia cultural de celtas y germanos. O mejor dicho, cuando celtas y germanos aun eran pueblos no muy definidos que habitaban un mismo territorio /proto-celtas y proto-germanos/. Fue entonces cuando Tuistion fue Teutates, y Teutates fue Tuistion; Teu-tat-es, dios padre y señor del pueblo.

Según esta hipótesis estaríamos ante una deidad proto germánica que permaneció vigente entre los germanos que mantuvieron contacto directo durante siglos con las poblaciones celtas entre las dos edades del hierro. No así entre los germanos que permanecieron en el área escandinava. Allí, al menos hasta donde yo sé, no hay evidencias del culto a Teutates. De ese área del mundo, de esa zona fría de Europa, de la hiperbórea más alejada del mundo civilizado, llegaron nuevos dioses con las migraciones de vándalos, longobardos, godos etc.
Es ahí donde a mi modo de ver se estableció una ruptura religiosa y simbólica entre el mundo arcano germano representado por el dios de la edad del bronce, Tyr, Tiwaz, Tuiston, Teutates y la llegada del dios padre de la guerra Odin, Wotan, Wodem o Gaut. No obstante no quiero que se me mal interprete pensando que con esto quiero hacer evidente el desconocimiento del dios Tyr entre los godos, nada más lejos de la realidad. Hay escritores e investigadores que así lo afirman, incluso describen rituales a este dios. Pero lo que resulta evidente es que fue desplazado por el dios padre Gaut del cual ellos, los getas, los gautas, los godos, se consideraban hijos directos y al que pretendían como padre del linaje de su estirpe.

Las equivalencias simbólicas entre los dos dioses son semejantes, ambos representan a dioses padres del pueblo a la par que dioses de la guerra. Pero son identidades más modernas a los nuevos tiempos que vendrían, y estas ya sí, puramente nórdicas, germánicas, sin contaminación al menos evidente por el mundo proto céltico de la edad del bronce. Y es que como ya hemos dicho, Gaut / Gautan no era un dios común a todos los pueblos no. Era un nuevo concepto de dios del cual los godos, y solo los godos eran descendientes directos por línea de sangre. Gaut era el padre del pueblo, el primogenito de su raza, el dios vinculado a su clan por parentesco. Una deidad que hacía a los godos hijos de los dioses en la tierra. Tradición esta común a otros pueblos, pero que recobraba un nuevo concepto en el mundo mitológico, y era el Dios étnico. Un dios ajeno a los pueblos dominados o alejados de la tribu. Una deidad creada y conocida solo por la comunidad, con tradiciones solo de la comunidad y ajena en cualquier caso a foráneos. El dios Gautan era un dios de los godos, no de los vándalos, tampoco de los celtas, ni de aquellos que no tenían sangre goda. Era un dios de la tribu que con el paso del tiempo fue quedando olvidado frente a la llegada de nuevas tradiciones y costumbres introducidas en Europa por la civilización y los imperios, que siempre han supuesto el fin del mundo pagano y de la tribu. Y es que como ya escribió el filósofo alemán Friedrich Nietzsche, en los sitios donde aun hay pueblos (tribus) no entienden qué es eso del Estado. Es ecir, donde aun sobreviven las tribus no entienden que es la nacion o estado. Ya que el parentesco cultural, tradicional o étnico es el único lazo de "nación".

Alvar Ordoño 2017 - Recreador e investigador histórico de los grupos; BAIRA, REGNUM CASTELLAE, HISPANIA DE LOS VIKINGOS e HISPANIA GERMANORUM -

viernes, 11 de agosto de 2017

Las culturas del hierro "godas" y sus fases migratorias desde Escandinavia hasta Ucrania / Rumania

Así fue la expansión de los godos desde sus orígenes en el sur de Suecia, hasta su llegada a Hispania. En el mapa mostrado abajo del articulo, se ven claramente las diferentes etapas culturales que desarrollaron como "godos" tras dejan escandinavia y asentarse en el continente: la cultura de Wielbark y la cultura de Chernajov.

La cultura de Wielbark se ha atribuido tradicionalmente al mundo godo en su etapa de la edad del hierro donde establecieron sus asentamientos en la zona de Polonia, Pomerania etc. Si bien es cierto que actualmente no se quiere caer en el error de atribuir un periodo cultural a una raza concreta, o pueblo étnico concreto, lo cierto es que muy posiblemente y sin negar el aporte puntual de otras poblaciones, este periodo estuvo compuesto por diferentes poblaciones entre las que se encontraban los godos como núcleo mas importante y cabeza al frente o visible. 
La gente de la cultura de Wielbark utilizó tanto las técnicas de inhumación y cremación para enterrar a sus muertos. Si uno o el otro se utilizó varía de un sitio a otro y se cree que ha dependido de las tradiciones familiares.
Una característica de esta cultura, que tenía en común con el sur de Escandinavia, fue la elevación de montículos cubiertos de piedra, círculos de piedra, estelas solitarias y variaciones de revestimiento de adoquines.

No se encuentran armas ni herramientas en las tumbas de cultura de Wielbark, a diferencia de la cultura de Przeworsk, por la que era típico dar a los muertos esos regalos. En su lugar, los artefactos encontrados son en su mayoría adornos y trajes, aunque algunas tumbas han mostrado espuelas, estos son los únicos atributos de guerrero encontrados.
Los cementerios pueden dar alguna indicación en cuanto a qué asentamientos podrían haber sido establecidos directamente por los godos. Cementerios de túmulos en el mar Báltico en la actual Polonia, surgieron círculos de piedras, y estelas solitarias junto a ellos, reflejan las costumbres de entierro escandinavas con una concentración en Gotland y Götaland. Apareciendo en el I siglo posterior, este tipo se encuentra entre el Vístula y los cordones de Kashubia y Krajenski alcanzando la región de Koszalin.

Como en otros muchos casos en el mundo arqueológico, el termino con el que se nombra o designa una etapa cultural esta vinculado a la aldea, montaña o región donde se localiza por primera vez. En esta ocasión no es menos y la cultura de Wielbark debe su nombre a la aldea donde se encontraron mas de 3.000 tumbas atribuidas al mundo de los godos y gepitos. Aún así es posible que estos dos pueblos vinculados en sangre compartieran terreno incluso concepto cultural con otras poblaciones también germano - nórdicas como los rugios procedentes de Noruega.

Tumba circular de piedras en el norte de Polonia (Kashubia) atribuida tradicionalmente a un enterramiento de los primeros años del pueblo godo (siglo I después de Cristo)

La cultura de Cherjahov aparece en el siglo III después de cristo como continuación de la cultura de Wielbark. Nuevamente recibe su nombre por la población donde se sitúa su núcleo cultural mas importante, en este caso en las cercanías de Kiev, la actual Ucrania. 

En realidad el proceso cultural del hierro de Cherjahov no es ni mas ni menos que una evolución propia del viaje de los godos y sus asentamientos en diferentes zonas donde absorben diferentes conceptos culturales. Por tanto Cherjahov es un "segundo nivel" posterior a Wielbark. Los pueblos bárbaros asentados en ese área de las actuales naciones de: Ucrania, con extensiones al área de Transilvania rumana y la Moldavia rusa, crearon una confederación de pueblos liderados por los godos con la pretensión de enfrentarse a Roma. Esta confederación de bárbaros estaba liderada por Hermanarico como protectorado de sus gentes desde el Báltico hasta el Volga y el Don.

Junto a la cultura de Cherjahov nace otra muy simbólica e importante en el mundo gótico, Sintana de Mures (Rumanía). Se ha debatido mucho acerca de la diferencia o no de los dos procesos culturales. A día de hoy se aboga que fueron complementarios y contemporáneos. Es decir, tanto uno como el otro fueron evoluciones culturales propias en zonas diferentes vinculadas al mundo godo procedente de la cultura de Wielbark, pero con aportes de otras poblaciones. Así pues si Cherjahov es mas "típicamente germánica" por definirlo de alguna forma coloquial, Sintana de Mures no. En él último caso se entre mezclan componentes puramente germano - nórdicos del mundo Wielbark y Przeworsk que incorporan elementos iranio escitas, tracios, proto eslavos.

El final de esta etapa cultural liderada por los godos, pero que como hemos comprobado no solo afecto a los godos, llegó con la entrada en el mundo de los hunos a finales del siglo IV. En el 375 son derrotados los ostrogodos y los visigodos que quedan se dividen en dos facciones. La mayoría de ellos pasan al mando de Fritigerto como federados del imperio romano, mientras que un pequeño y reducido grupo al mando de Atanarico permanecen fieles a sus tradiciones y mundo en los Carpatos.
En ese momento los elementos propios y focalizados como parte de la cultura de Cherjahov y Sintana de Mures se deslocalizan, apareciendo distribuidos por un área mucho mas extensa. Posiblemente por la migración de los godos y la focalización de pequeños mundos con origen en la vieja zona coloreada como naranja del mapa mostrado abajo.

Alvar Ordoño 2017 - Recreador e investigador histórico de los grupos; BAIRA, REGNUM CASTELLAE, HISPANIA DE LOS VIKINGOS e HISPANIA GERMANORUM -

jueves, 10 de agosto de 2017

El día que rodé para el canal de Historia la serie de Templarios

Fue en el año 2013, exactamente el día 21 de Diciembre del año 2013. Invitado por Miguel Espada del Clan del Cuerno, acudí junto a otros amigos de diferentes grupos de recreación para rodar en la sierra de Madrid un episodio de la serie Templarios para el canal de Historia.
Teníamos que estar en Somosierra a las 7:30 de la madrugada para intentar aprovechar todas las horas de luz posibles. Por ello salimos de mi casa a eso de las 6 de la madrugada. Subí en el coche de Jacobo de Magerit histórica y con Fernando de Ursus Custodes. Dos compañeros infatigables con los que trabajaba indiferentemente en distintos lugares siempre dando vida a nuestra pasión por acercar la historia a los demás.
Ni que decir tiene que todo el trayecto se hizo de noche hasta que llegamos al pequeño pueblo de la sierra madrileña. Hacía un frío infernal y decidimos entrar en el único bar de carretera que hay en toda la localidad. Allí tomando un café caliente esperamos al resto del equipo que poco a poco fue llegando. Creo que grosso modo estaba toda la escena de recreación histórica madrileña. Según abría el día fuimos dirigiéndonos hasta el terreno donde empezaríamos a rodar y tras vestirnos como caballeros portugueses del siglo XI nos pusimos manos a la obra.
El terreno era muy escarpado y boscoso, a lo que había que sumar nieve del día anterior que con el frío de la noche se había convertido en hielo. "Gracias" a ello el terreno se hacía prácticamente imposible de transitar con comodidad,  Y es que como se puede ver en el documental no fueron pocos los recreacionistas que se derrumbaban en el suelo con caídas espectaculares y nada premeditadas. Los zapatos resbalaban en el suelo helado al bajar corriendo repetidas veces las cuestas escarpadas de la montaña repitiendo distintas tomas. 
Personalmente puedo decir que fue una experiencia maravillosa en todos los sentidos. No solo por estar dando forma a un trabajo que verían miles de personas, sino por estar en medio de la nada, en plena naturaleza dando vida a una etapa de la historia de nuestro continente.
Terminamos de rodar muy tarde, sobre las 17:30 mas o menos, era la primera vez que estaba con la cota de malla puesta tantas horas sin quitármela. Desde las 8 de la madrugada hasta las 18:00 horas de la tarde. Me dolían todos los riñones del mundo, y eso que solo tenemos dos. Pero es cierto que llega un momento de no retorno en el que dejas de sentir dolor y cansancio, al menos por es anoche, al día siguiente es diferente.
En resumidas cuentas fue una experiencia gratificante en todos los sentidos el trabajar para el equipo del Canal de Historia con una gran parte de recreadores históricos de Madrid en un entorno envidiable.



Como equipo de recreación utilizamos el propio de los caballeros de finales del siglo XI. Ya se usaban escudos de lagrima, por lo que yo fuí con el mio. Un escudo negro y blanco dividido por una franja roja con un dragón normando. En el documental eramos los últimos soldados que acompañaron al rey de Portugal al enfrentarse contra varios caudillos almoravides. No utilizamos las sobrevestas ya que aun no eran prendas habituales y quedaban casi excluidas para las ordenes militares religiosas de aquellos momentos, entre la que naturalmente se encontraban los templarios.
Pienso que fue una cosa muy acertada por parte del canal de Historia, el acudir a grupos de recreación histórica para dar una base mas fuerte de realismo a sus imágenes. Todos nosotros entendemos y hemos estudiado muchísimo las épocas que tratamos, tenemos equipos profesionales muy alejados del concepto disfraz y un largo etc de cualidades que lamentablemente no son aprovechadas por los directores de películas o series en este país.
La serie fue un éxito absoluto, vista por mucho publico en privado, y varios meses después en abierto. Aún hoy pongo la Tv de vez en cuando y me sorprendo al ver mi capitulo, el 4º de la serie, en algún canal de la TV publica.



Misterio, un juego de mesa que me trae muy gratos recuerdos

La década de los 80 fue una época maravillosa e inimitable. Siempre se ha dicho que todo tiempo pasado fue mejor, y en el caso de los 80 he de decir que si, lo fue, y con notable diferencia.  No solo por el cambio que supuso para el mundo, y en concreto para España. Sino por el tipo de sociedad en la que crecimos. Una sociedad básicamente educada con respecto a la actual, y con bastante mas inocencia y creatividad en todos los sentidos. Los niños jugábamos con total libertad en las calles, y lo mas peligroso que podía suceder era que nos tropezáramos en algún parque con un columpio oxidado. No había pederastas, no había bandas latinas controlando parques, la delincuencia era casi testimonial y muy centralizada a barriadas concretas.
En esos años yo era un crío de no mas de 13, pero recuerdo perfectamente algunos juegos creativos que marcaron mi adolescencia y la de mis amigos del barrio.  Entre ellos había unos juegos de la casa CEFA. Juegos de mesa de temática fantasiosa que despertaban nuestra creatividad en grupo. Yo llegue a tener una gran cantidad de ellos, aunque el que mas me gustaba era uno que transcurría en un castillo repleto de monstruos clásicos llamado Misterio.
Misterio era una especie de cluedo con criaturas de películas de terror. No recuerdo muy bien exactamente la temática, pero si que recuerdo tardes y tardes enteras en casa de algunos de mis amigos jugando a estos juegos, y a otros no menos clásicos como el imperio cobra.
Hoy los niños juegan a la play, algo interesante y entretenido, pero que les da todo hecho, todo creado. El niño no piensa ni desarrolla su creatividad. Por otro lado la utilización del mundo virtual del mundo digital y los tlfs moviles, anula y los mecaniza demasiado en una relación fría y poco imaginativa. Los libros y la lectura que antes teníamos, han sido sustituidos por los wasap y los grupos de wasap. En fin, los tiempos han cambiado y cambiaran sin duda. Pero no puedo decir que en este aspecto sea a mejor ni mucho menos. Por muy adelantadas que hoy estén las cosas, yo sin duda me quedo con la libertad de finales de los 70 y los años 80. Un Madrid donde como ya he dicho, los niños podíamos jugar con tranquilidad y en total libertad en las calles de los barrios sin ningún tipo de miedo. Y donde nuestras madres seguras de nuestra seguridad se limitaban a darnos un grito por la terraza o ventana, para anunciarnos que subiéramos a casa pues la merienda basada en un bocata de nocilla, ya estaba preparada. 

lunes, 7 de agosto de 2017

Madrid irreconocible en fotografías de principios y finales del siglo XX

Cuando muchas veces digo, y escribo sobre la fotografía refiriéndome a ella como un momento que inmortaliza para el futuro un referente que será entendido como arqueología por los curiosos del futuro, lo digo con razón. Gracias a las siguientes fotos que voy a comentar podemos ver como era el paisaje y la gente de comienzos del siglo pasado en la ciudad que hoy muchos de los presentes no reconocerían. 
Las primeras fotos corresponden con el río Manzanares y dos de sus puentes mas emblemáticos a su paso por lo que hoy es el actual Madrid Río. El puente de Toledo y el de los Franceses. Cuesta realmente reconocer la zona. No ha cambiado levemente no, ha cambiado completamente.
Primeramente ha cambiado la población, en las imágenes del siglo pasado, la gente era mas homogénea, mas "nativa", mientras que hoy todas las grandes capitales de Europa han ido poco a poco globalizándose culturalmente perdiendo su identidad y por ende su idiosincrasia que las hacía diferentes unas a otras. Por otro lado el entorno es terriblemente natural y con poca influencia humana. Las playas están limpias, y las paredes del puente no están pintarrajeadas.
La segunda fotografía es de 1920, antes de iniciarse la guerra civil. Igualmente se ve un puente de Toledo bajo cuyos arcos pasa el río Manzanares con aguas limpias disponibles para el uso y disfrute de los madrileños. ya fuera para el ocio o para lavar la ropa





















































Las siguientes fotos son fechadas a finales de los años 60, exactamente 1967. La primera de ellas es firmada por Francisco Ontañon, y muestra la calle de Gran Vía en su esquina con la plaza de Callao. A finales de los años 60 la gran Vía madrileña estaba igualmente que lo esta hoy, llena de vida y de gente disfrutando y gastándose el dinero en terrazas, cines y bares.
Termíno con una foto de Jean Paul Margnac de la plaza del sol en 1955. Igualmente un entorno cambiadisimo que cuesta reconocer. 


























sábado, 5 de agosto de 2017

Os recomiendo un libro inmejorable. El cantar de Waltario

Quería hacer mención y recomendar el siguiente libro a todos los lectores amantes del mundo germánico, especialmente a aquellos que desean adentrarse en el mundo de los visigodos.
El libro del que voy a hablar y recomendar, es un texto épico e histórico popular dentro del mundo de la literatura alemana medieval, se trata del Cantar de Waltario.
Hace mucho tiempo, no menos de 10 años, busque este libro por mil y una biblioteca sin éxito. Finalmente no me quedó mas remedio que pedirlo a la editorial de Gredos. Me lo trajeron en la casa del libro de Madrid, que fue la única librería donde se comprometieron conseguirme una copia por el módico precio de 13 eurs. Ni que decir tiene que me alegré muchísimo cuando me llamaron a casa para comunicarme que mi pedido estaba ya en la tienda, y podía pasarme a por el cuando deseara.
Empezaré diciendo que no tengo, ni he visto mas versiones de este impresionante escrito. Pero yo recomiendo que se pida el de Gredos de 1998 traducido por Luis Alberto de Cuenca y con anotaciones de Ana Mª Jiménez Garnica. Las anotaciones son realmente interesantes y dan una visión mucho mas profunda a toda la historia, buscando y conexionando cada uno de los episodios del cantar con raíces antiguas dentro del paganismo pan germánico. Ana Mª Jimenez Garnica hace un trabajo realmente bueno que estoy seguro no defraudará a nadie.
El libro en sí es muy corto y atrapa desde el inició con una lectura muy fácil y amena. No son mas de 95 paginas de las cuales no menos de 30 son texto de introdución a lo que se va a leer y documentación histórica.
El Cantar de Waltario fue escrito en el siglo X por el monje Ekkehard, aunque se centra en un episodio ficción ocurrido en el siglo V en la región de Aquitania. En aquellos siglos Aquitania era parte del reino visigodo, o mejor dicho, una zona de asentamiento godo. Por eso se ha dado siempre por sentado que Waltario era un héroe visigodo, aun cuando en ningún momento se especifica en el poema su origen étnico. La acción transcurre justo después de que el rey Walia estableciera su reino en aquella región, confrontándose con los vándalos y alanos, a los que derrota tras diferentes campañas en España. Narra una historia ficción donde Waltario es rey de Aquitania y se enfrenta contra Attila, el rey de los Hunos, a quien roba un tesoro. A Waltario le acompaña su prometida la burgundia Hildegunda, y a lo largo de toda su huida va derrotando a 12 guerreros germanos enviados por Attila para recuperar su tesoro. Que los guerreros sean 12 no es casual, y seguramente se debe a un simbolismo de dios héroe que vence las adversidades de forma titanica. Los apóstoles fueron 12, los meses del año son 12, y el héroe griego que se igualó con los dioses del Olimpo, Hércules. Superó 12 pruebas para ser un dios.  Sin duda el simbolismo numérico de 12 se introdujo para dar a Waltario un carácter titanico y heróico semejante a las 12 pruebas de Hércules. Al menos esa es mi modesta opinión.
No quiero adelantar mucho mas para no desvelar el contenido del cuento, pero os aseguro que su lectura no os defraudará lo mas mínimo, especialmente si tenéis necesidad de encontrar cultos y tradiciones ancestrales dentro del mundo visigodo.  


Revisión y corrección del articulo escrito en el 2008: Culto a Wotan Odin en la Castilla cristiana.

Los textos son pocos y muy difusa la información que se puede conseguir sobre el tema que me dispongo a tratar. El culto al dios germano Wotan // Odin en la Castilla de los Godos. Antes de nada habría que entrecomillar el concepto de Castilla, ya que si bien podría entenderse como una entidad geográfica previa a la que sería durante la alta edad media como condado y posterior reino. Lo cierto es que en tiempos de los visigodos, en Hispania no existía ninguna entidad política ni administrativa llamada Castilla. Dicho esto que me parece bastante importante, proseguiré con el artículo.
Antes de comenzar a describir un posible culto entre los visigodos del dios pan germánico por excelencia, Wotan, comenzaré a hablar un poco de los orígenes de este pueblo. Hay numerosos textos que tratan con mínima referencia al pueblo de los Gottunes, como así mismo se auto denominaban. Los Guttones o Godos, eran uno de los múltiples pueblos indoeuropeos de raíz germánica que poblaron el norte de Europa, y que en un momento determinado de la historia, no se conoce muy bien bajo que circunstancias, ni inducidos por que. Decidieron dejar sus tierras del norte comenzando una emigración hacia la Europa del sur. Es posible que una de las causas mas aceptadas fuera la búsqueda de tierras mas suaves en las que asentarse.

De ellos sabemos gracias a Tacito que: (XII) todos los asuntos públicos los tratan armados. Pero nadie usa las armas antes de que el pueblo lo juzgue apto (…). En la misma asamblea se hacen entrega al joven del escudo y la espada. Este es el primer honor de la juventud antes de pasar a formar parte del clan.

Evidentemente esto demuestra que eran pueblos en su mayor parte basados en clanes familiares y que se regían por una democracia interna o asamblea del pueblo. Algo común a los pueblos germánicos que en la edad media seria conocida con el nombre de Althing. O la asamblea de hombres libres de las sociedades nórdicas vikingas del medievo. Lo que podríamos denominar, como una especie de ley democrática solo para los hombres del clan. En la que solo ellos podían discutir y tomar decisiones sobre los problemas que acontecían a la vida cotidiana del mismo.
Una sociedad de guerreros para la que era un deshonor el sobrevivir al jefe en el combate, o no igualar el valor del mismo, algo bastante similar a la mas conocida en nuestra península practica de la Devotio Iberica.
Por si aun a alguien le queda poco claro la belicosidad y ansia de aventura de los pueblos Godos y germanos en general, veamos una vez mas las referencias que el escritor latino Tacito escribió sobre este pueblo y otros pueblos germanos en su libro la Germania: (…) les parece holgazanería y flojedad adquirir con el sudor lo que se puede lograr a costa de la sangre (…).

Sus remotos orígenes se buscan según Jordanes en una mítica isla del norte de Europa, en la zona septentrional a la que se la llamo Scanzia (¿Escandinavia?). Suponese que los godos con su rey, llamado Berig, salieron antiguamente de esta isla Scanzia, recipiente de naciones o vivero de pueblos. En cuanto saltaron de sus naves y tocaron tierra, dieron nombre al paraje al que acababan de abordar, llamándose todavía hoy según se dice, Gotiscanzia.
Posiblemente bajo estos escritos se cuente el como los Godos liderados por lo que posiblemente fue uno de sus primeros caudillos militares que no rey al que Jordanes atribuye el nombre de Berig, dejan las tierras de Escandinavia (Scanzia) y desembarcan en algún punto de la Europa del Este. Donde se asentarían y comenzarían a entrar ya de forma mas constante en los escritos de los Romanos.
Tampoco podemos dejar pasar por alto a San Isidoro en sus textos sobre el origen de los Godos. El cual escribe que los Guttones son un pueblo antiquísimo que se remonta a Magog. Hijo de Jefet de donde salió la raza de los escitas.


(67) Los pueblos Godos son por naturaleza constantes, prontos de ingenio, fiados en la conciencia de sus fuerzas, de grandes arrestos corporales, osados por su procer estatura, magníficos en su atuendo y en sus gestos, prontos al combate, duros en soportar las heridas conforme canta de ellos el poeta: “los Getas menosprecian la muerte haciendo gala de sus heridas”. Tan grandes guerras sostuvieron y tan estupenda fue la fortaleza de sus insignes victorias, que Roma misma, vencedora de todos los pueblos, se unió a los triunfos de los godos sometiéndose al yugo de su servidumbre, y la señora de todas las naciones llego a servirles de criada.

(68) les temblaron todas las gentes de Europa, y ante ellos cayeron las defensas de los Alpes. Y la tan decantada barbarie de los vándalos huyo despavorida (..) los alanos aniquilados y los suevos hasta la fecha arrinconados bajo su superioridad en los picos inaccesibles de los confines de España (..)

Con estas palabras habla san Isidoro de los pueblos Godos. Los cuales empujados por los hunos y por su afán de encontrar una tierra donde crear su reino… llegarían volando en sus caballos a las tierras de Occidente. A la tierra de Hispánia, asentándose y creando el reino germano mas importante de Iberia. 
No obstante, hacia mucho que los Visigodos al llegar a Iberia habían dejado sus culturas ancestrales. Ulfilas les extendió las creencias en el arrianismo y así los propios caudillos del pueblo Godo aceptaron la fe arriana que no era ni mas ni menos que una distinta interpretación del cristianismo judío. Tan solo durante su estancia en los Cárpatos, se realizo una rebelión contra Roma en la que había un trasfondo religioso. Puesto que Atanarico opositor a los pactos con roma y a su vez aspirante a unificar a toda la nación Goda llego al poder y re instauro el culto pagano naturalista entre los getas frente al arrianismo. Atanarico decidió ignorar los pactos con los latinos y vivir en los bosques como sus ancestros habían hecho hace años atrás impulsando el paganismo germánico entre los godos. Esto supuso una división entre Godos pro romanos (arrianistas) y godos anti románicos (paganos). Los arrianos atravesaron el Rhin y continuaron sus tratados con Roma. Por el contrario los paganos de Atanarico sobrevivieron durante unos años en los montes y bosques de los Cárpatos hasta que la entrada de los Hunos los absorbió y eliminó. Concluyendo así lo que fue el ultimo reino pagano Godo.
Los dioses a los que los godos adoraron o rendían culto… son desconocidos o bastante difusos. Si bien es cierto que parece ser que según C. Lecouteux, adoraron a una deidad de la que todos los Godos se creían descendientes en épocas ancestrales, y del que habían adquirido su nombre. A este dios padre de la raza Goda se le conocía con el Nombre de Gutton // Gautatyr// Gauthr, o mas posiblemente Gauth.

Los godos no fueron diferentes a otros pueblos paganos de su entorno, y como suele ocurrir en la mayoría de los casos, el arrianismo fue aceptado en sus primeros años por las élites, mas obsesionadas en cuestiones de intereses políticos que religiosos. Con esto quiero decir, que si bien las élites aristocráticas fueron arrianas, el pueblo como tal siguió siendo pagano sin ninguna duda, al menos hasta que el arrianismo tomó fuerza cultural entre ellos de forma suficientemente notable como para influenciar en las generaciones mas jóvenes. De cualquier modo no debemos caer en el error de interpretar a los godos como vikingos adoradores de Odin o Wotan. Seguramente los cultos paganos de este pueblo no tenía nada que ver con los escandinavos de la alta edad media. Es posible que si en su arquetipo de dios padre de carácter solar. Y seguramente por raíz común fuera muy parecido en sus orígenes y leyendas al Odin ciego de un ojo de los pueblos nórdicos. Pero todo esto son suposiciones que no se aferran a una realidad demostrable. ¿Como era ese Gauth de los godos?. Lo desconocemos por completo, y seguramente nunca lo sabremos con certeza. Cuando me refiero al decir que los godos continuaron siendo paganos, no lo hago desde un punto de vista religioso, sino cultural. Los visigodos en la península siguieron portando en sus tradiciones folkloricas, en sus leyendas, tradiciones heredadas y tomadas de su pasado pagano de tal forma que el paganismo pasó a ser una superstición en época arriana. Seguían usando simbología antigua, usando leyendas antiguas, incluso como demuestra el cantar de Waltario, incorporando arquetipos de sus viejos dioses en las cualidades de sus héroes y santos. 
Ejemplos de lo escrito los tenemos en algunas supersticiones que han sobrevivido hasta nuestros días, como por ejemplo la creencia de la hueste antigua castellana, o la estantigua, Huestia asturiana o santa compaña Gallega. La creencia de los Gnomos de las leyendas de Bécquer. Emparentados con los famosos Enanos de las tradiciones nórdicas. 
Igualmente se ha querido ver un culto secreto de corte pagano entre los caballeros visigodos que ocuparon esa tierra que sería la futura Castilla medieval. Un culto representado por las fíbulas aquiliformes tan comunes en todo el área central. El águila es un símbolo del dios nórdico Odin / Wotan, y seguramente siguió siendo un animal admirado entre los visigodos por herencia cultural mas que religiosa. Pero nos encontramos aquí con un problema, y es que según varios arqueólogos las fíbulas aquiliformes fueron un elemento propio de las mujeres y no de los hombres. Mayoritariamente se han encontrado en tumbas femeninas y en pareja de pares. Serían el sustitutivo godo de los populares broches de tortuga de los escandinavos. Dicho de otra forma, un elemento femenino para sujetar un delantal, o capa que formaba parte de la prenda tradicional de la mujer visigoda en el siglo V.


A titulo personal estoy casi seguro que el paganismo sobrevivió entre los visigodos al llegar a la península, como digo mas como un carácter supersticioso en viejas creencias, que como culto ritualizado semejante al primitivo de sus primeros años. Datos interesantes a este respecto, son los numerosos concilios de Toledo en los que se trata el asunto del aumento y auge del paganismo entre los godos. Hemos de tener en cuenta también el sincretismo cultural propio de la convivencia. Es sabido, y así se refleja en el concilio de Toledo bajo reino del rey Egica, año 688. Que en el XV concilio se vio obligado a amenazar a toda la gente que participara en esas fiestas o creencias, incluso godos. Lo que da que pensar, que realmente o bien parte de los godos aun conservaban sus tradiciones paganas, o bien participaban de las ceremonias y creencias de los nativos.
La fecha aquí es muy importante, ya que el año 688 es muy avanzado en el mundo de la historia visigoda hispánica. Recordemos que en el año 711 los musulmanes ocupan la península, y tan solo unos cuantos años antes (688), aun el paganismo era una realidad que sobrevivía y aumentaba entre los godos a juzgar por las leyes escritas en el concilio toledano. Afirmar que existió un culto a Odin / wotan entre los visigodos de la corte me parece a todas luces excesivo. Aceptar que existió una creencia a modo de leyenda con raíces paganas, incorporada por el cristianismo de la época, el cual tenía o había incorporado características paganas de los viejos dioses del mundo godo, me parece mas que razonable. ¿Podría entonces asegurarse que los visigodos adoraron a Odin en la "Castilla" goda?. A día de hoy y aunque escribí en el pasado lo contrario, me parece muy poco probable. Al menos desde el punto de vista de religión y culto semejante al que tuvieron los vikingos en el siglo VIII. Si bien es cierto que el mayor área de influencia étnica de los visigodos fue en torno al área central de la península, lugar donde se establecía la corte Toledana, y por ende muchas de las creencias y tradiciones partieron de estas tierras. Aun así pienso que el paganismo pan germánico entre los godos, u otros pueblos germanos que poblaron la península, ha de encontrarse en la simiente de su raza y su herencia cultural ancestral. Cuando los visigodos por linea de sangre hubieran buscado sus orígenes arcaicos, habrían llegado inevitablemente a esa linea que les unía con dioses paganos muy semejantes a los dioses escandinavos conocidos durante la alta edad media. Por ende en el hipotético caso de que se intentara buscar un culto pagano visigodo en la Castilla medieval, este pasaría inevitablemente por hacer incapie en su herencia nórdica, y en los viejos dioses que dieron origen a su raza. Los cuales posiblemente nuca habían desaparecido, sino que simplemente cambiaron de forma transformándose en arquetipos heroicos de sus cuentos y leyendas. Seres que mostraban a los jóvenes atributos de honor, nobleza y valentía como pauta de comportamiento de una vida presente que tomaba su origen en las carecterísticas de los viejos dioses de antaño.

Alvar Ordoño 2017 

( Texto revisado y corregido en relación con el escrito en el 2008 de: culto a Wotan - Odin en la Castilla cristiana para la publicación online ya desaparecida de Nueva Gothia  )

Mi colaboración en Jacobsland. la ampliación del juego de Rol Walhalla

De joven fui un gran jugador de rol, pasé casi todas las tardes de los fines de semana en la década de los 90, reunido con los viejos amigos de barrio desde el Viernes hasta el Domingo, jugando larguísimas a la par que interesantísimas partidas de rol. Los principales juegos a los que le dábamos cancha fueron; Rune Quest su extensión de vikingos. Señor de los anillos (el de las tapas rojas), Aquelarre, y por supuesto la llamada de Cthulthu. Lo cierto es que guardo gratos recuerdos de aquellos tiempos. Tanto de lo sucedido en aquellas partidas, como de la panda que nos juntábamos por aquel entonces. Muchos de aquellos amigos ya no están, y con otros no tengo ya el contacto que desearía.  Por ello no dudé ni un momento cuando me propusieron colaborar con la documentación histórica de la extensión Jakobsland para el juego Walhalla. Fue como rendir un mínimo honor a todos aquellos años tan señalados para mi por muchos motivos. Tocaba dos temas que me habían tenido ocupado y apasionado en mi adolescencia y mas tarde en mi madurez.  Por un lado el rol, y por otro el principal tema al que había dedicado los últimos 5 años de mi vida. El estudio y potenciación de la herencia histórica de los normandos en la península ibérica y su impacto contra los reinos del norte cristiano entre los siglos IX al XI.
El trabajo de documentación tenía que ser escueto y no ocupar mas de 30 paginas. Me costó un poco limitarme a ello, la verdad. Pero con la ayuda de los editores mas experimentados sin ninguna duda que yo, y las ganas que le puse... Pienso que salió un buen trabajo, escueto pero directo, en el que se detalla de una forma muy entendible las principales fechas así como unos mínimos aportes para dar vida a la sociedad alto medieval vikinga e hispana. 


En la elaboración del trabajo colaboré con otros grandes compañeros y conocedores de la historia. Quiero mencionar especialmente a Mabel Villagra, una arabista de lujo cuyo conocimiento sobre el mundo de la herencia musulmana en España es de lo mejor que yo he visto en mucho tiempo. Es mas, se puede decir que siempre que tengo alguna duda transcendental sobre el califato de Córdoba, su sociedad, sus ropas u armas, recurro a Mabel quien amablemente me soluciona las dudas. Mabel además ha trabajado y trabaja como asesora en diferentes series de TV de corte histórico, sin dejar pasar por alto que también es recreadora.  
En resumidas cuentas y sin querer entrar en hacer un review sobre el juego de rol en cuestión, decir que fue una oportunidad que me hizo notable ilusión, y cuya experiencia guardo con grato recuerdo. Por supuesto recomendar a todos los posibles roleros que lean esto, que estoy seguro que alguno habrá, la compra del juego Walhalla, y especialmente de su ampliación en la península llamada Jacobsland. Siempre he pensado que el tema normando en la propia Hispania alto medieval podría dar para miles y miles de aventuras detalladas, sin entrar en cientos de guiones interesantísimos para series o cine. Una lastima que en España seamos tan poco amigos de profundizar de forma seria y sin complejos en nuestra propia historia. 


Ejemplo de estandarte en la alta edad media

Hace ya algún tiempo realicé esta composición sobre los estandartes en la alta edad media para un proyecto medieval que ya no existe. El proyecto intentaba recrear de la forma mas fiel posible como vestían los soldados de Castilla en el siglo XI, especialmente de la segunda mitad en adelante.
Como muestra utilice una fotografía donde utilizaba un estandarte rojo fabricado en lana paño, intentando imitar el estandarte triangular rojo utilizado en el Beato de Thompson o de San Miguél de Escalada. En una de sus imágenes se ve como un grupo de milicianos de los cuales algunos van montados a caballo, utilizan un simple banderín a modo de distintivo del grupo.
En realidad los estandartes durante la alta edad media no fueron nada elaborados, su tipología se reducía casi exclusivamente a distintos colores o dibujos muy lineales de tipo cruces. El concepto bandera como dinstintivo de nación o reino no existía aun, por lo que el estandarte real solo era empleado cuando el propio monarca estaba presente en el lugar. En su ausencia cada milicia, leva o grupo armado utilizaba su propio banderín de combate. El estandarte de tipo triangular no era el único, había un sin fin de modelos con lenguas de serpiente coloreadas, incluso similares a los utilizados en el mundo nórdico por normandos o sajones 

viernes, 4 de agosto de 2017

Me sigue fascinando el mismo lugar desde hace años

Habré pasado mil veces por este mismo sitio, y mil veces me quedo embobado mirando la misma vista durante varios minutos. Especialmente cuando ya empieza a escasear la luz con la caída de la tarde. Una de las cosas que mas me fascina de caminar solo por los montes y bosques, es el silencio. La extraña sensación de no escuchar ningún ruido familiar propio de las poblaciones con seres humanos. Es en esos momentos cuando te das cuenta de verdad que tus sentidos funcionan, ya que se ponen alerta como nunca, y eres capaz de prestar atención al mas mínimo ruido que suene a varios cientos de metros. Por el contrario en las ciudades tenemos tal saturación de información para nuestros senetidos que se atrofian, dando prioridad solo a lo mas evidente. 


Una tarde fotografiando la Casa de Campo de Madrid. Part 2

No mucha gente conoce que el río Manzanares pasa por casa de campo por una zona poco frecuentada, es mas. Yo diría que únicamente es conocida por ciclistas y gente que se acerca a hacer deporte. Corresponde con el anillo verde ciclista que une tras cruzar varios puentes, la casa de campo con el Parque deportivo Puerta de Hierro. 
El paseo es agradable y extenso, calculo que cercano a los 3 km. En general predomina el verde y los arboles durante todo el recorrido, pudiéndose ver el Manzanares a izquierda o derecha, según se camine hacia Puerta de Hierro o hacía Casa de Campo.




Atardeciendo en el lago de casa de Campo.

Una tarde cálida de verano en el lago de casa de campo. El sol empieza a caer y deja una estampa impresionante para todos los paseantes que deciden dar una vuelta a esa hora por el lugar. Al fondo una solitaria barca agota las pocas horas de luz que le quedan antes del cierre. En verano todas las terrazas de los bares que hay rodeando el lago, se llenan de gente que viene buscando el fresco del bosque frente al calor insoportable de las noches en el interior de la ciudad. 


Una tarde fotografiando la Casa de Campo de Madrid. Part 1

Siempre me ha parecido fantástico poder atrapar un momento en una imagen. Para mi la fotografía no es una cosa artística, sin quitar que tenga parte de artístico. Para mi la fotografía es una forma de inmortalizar un momento que nunca será igual. Bien sean paisajes naturales, escenas cotidianas de las ciudades, razas, gentes, pueblos, edificios. Lo que sea, pero ese momento capturado en una imagen ya será inmortal e irrepetible.
Yo no soy fotógrafo profesional, ni tan siquiera amateur. Simplemente me gusta sacar fotos de lo que veo cuando camino o viajo. Puede que dentro de muchos años las fotografías de hoy sirvan para dar a conocer a las gentes del futuro como eramos en el presente, y como era el mundo que ya no está.
Hoy sin ir mas lejos decidí pasar la tarde paseando por la casa de campo de Madrid, y allí encontré un bosquecillo poco frecuentado donde la maleza crecía verde y de forma anarquica. Era prácticamente imposible caminar por ninguna de sus sendas.