jueves, 10 de agosto de 2017

El día que rodé para el canal de Historia la serie de Templarios

Fue en el año 2013, exactamente el día 21 de Diciembre del año 2013. Invitado por Miguel Espada del Clan del Cuerno, acudí junto a otros amigos de diferentes grupos de recreación para rodar en la sierra de Madrid un episodio de la serie Templarios para el canal de Historia.
Teníamos que estar en Somosierra a las 7:30 de la madrugada para intentar aprovechar todas las horas de luz posibles. Por ello salimos de mi casa a eso de las 6 de la madrugada. Subí en el coche de Jacobo de Magerit histórica y con Fernando de Ursus Custodes. Dos compañeros infatigables con los que trabajaba indiferentemente en distintos lugares siempre dando vida a nuestra pasión por acercar la historia a los demás.
Ni que decir tiene que todo el trayecto se hizo de noche hasta que llegamos al pequeño pueblo de la sierra madrileña. Hacía un frío infernal y decidimos entrar en el único bar de carretera que hay en toda la localidad. Allí tomando un café caliente esperamos al resto del equipo que poco a poco fue llegando. Creo que grosso modo estaba toda la escena de recreación histórica madrileña. Según abría el día fuimos dirigiéndonos hasta el terreno donde empezaríamos a rodar y tras vestirnos como caballeros portugueses del siglo XI nos pusimos manos a la obra.
El terreno era muy escarpado y boscoso, a lo que había que sumar nieve del día anterior que con el frío de la noche se había convertido en hielo. "Gracias" a ello el terreno se hacía prácticamente imposible de transitar con comodidad,  Y es que como se puede ver en el documental no fueron pocos los recreacionistas que se derrumbaban en el suelo con caídas espectaculares y nada premeditadas. Los zapatos resbalaban en el suelo helado al bajar corriendo repetidas veces las cuestas escarpadas de la montaña repitiendo distintas tomas. 
Personalmente puedo decir que fue una experiencia maravillosa en todos los sentidos. No solo por estar dando forma a un trabajo que verían miles de personas, sino por estar en medio de la nada, en plena naturaleza dando vida a una etapa de la historia de nuestro continente.
Terminamos de rodar muy tarde, sobre las 17:30 mas o menos, era la primera vez que estaba con la cota de malla puesta tantas horas sin quitármela. Desde las 8 de la madrugada hasta las 18:00 horas de la tarde. Me dolían todos los riñones del mundo, y eso que solo tenemos dos. Pero es cierto que llega un momento de no retorno en el que dejas de sentir dolor y cansancio, al menos por es anoche, al día siguiente es diferente.
En resumidas cuentas fue una experiencia gratificante en todos los sentidos el trabajar para el equipo del Canal de Historia con una gran parte de recreadores históricos de Madrid en un entorno envidiable.



Como equipo de recreación utilizamos el propio de los caballeros de finales del siglo XI. Ya se usaban escudos de lagrima, por lo que yo fuí con el mio. Un escudo negro y blanco dividido por una franja roja con un dragón normando. En el documental eramos los últimos soldados que acompañaron al rey de Portugal al enfrentarse contra varios caudillos almoravides. No utilizamos las sobrevestas ya que aun no eran prendas habituales y quedaban casi excluidas para las ordenes militares religiosas de aquellos momentos, entre la que naturalmente se encontraban los templarios.
Pienso que fue una cosa muy acertada por parte del canal de Historia, el acudir a grupos de recreación histórica para dar una base mas fuerte de realismo a sus imágenes. Todos nosotros entendemos y hemos estudiado muchísimo las épocas que tratamos, tenemos equipos profesionales muy alejados del concepto disfraz y un largo etc de cualidades que lamentablemente no son aprovechadas por los directores de películas o series en este país.
La serie fue un éxito absoluto, vista por mucho publico en privado, y varios meses después en abierto. Aún hoy pongo la Tv de vez en cuando y me sorprendo al ver mi capitulo, el 4º de la serie, en algún canal de la TV publica.



No hay comentarios:

Publicar un comentario