martes, 1 de agosto de 2017

Las curiosa laguna del Campillo

Animado por la información y los comentarios previos que había escuchado, decidí marchar en busca de las conocidas y populares Lagunas del Campillo en las cercanías de Rivas Vaciamadrid. Una de mis aficiones es sacar fotografías de la naturaleza. NO soy ni mucho menos un profesional ni dispongo de un gran equipo técnico para ello. Pero me gusta, es una satisfacción personal que tengo desde hace muchísimos años. En las lagunas estaba seguro que encontraría buenos planos para inmortalizar de la naturaleza semi salvaje madrileña, además de una experiencia mas para contar y vivir pasando el día alejado de discotecas y del mundanal ruido de la capital.
Para llegar a Rivas con mountainbike lo mejor es tomar el camino del parque natural del manzanares hasta que este empalma con el río Jarama. Allí se toma un camino de tierra muy empedregado y bastante feo, además de malo, que nos lleva directamente a Rivas. Lo mejor no obstante es seguir las indicaciones del camino de Ucles, las cuales están perfectamente señaladas cada 50 metros.
En este primer trayecto el paisaje no ofrece grandes momentos en los meses de verano. El calor es sofocante y la ausencia de sombra hacen necesarias las gafas de sol para evitar la intensa luz del astro rey. Aún así se pueden ver numerosos campos a mano derecha en los cuales es fácil localizar cientos de cigueñas. También unas aves de presa que no he podido identificar, han de ser águilas culebreras o algo similar. Pero choca bastante la abundancia de estos animales sobrevolando los quebrados desérticos que hay a mano izquierda, y que en el pasado fueron lugares de guerra y trincheras para las tropas republicanas que defendían Madrid del ejercito nacional durante la desastrosa guerra civil española.


Típico paisaje de la meseta castellana durante los calurosos meses de verano. Un entorno que nos acompaña prácticamente durante todo el viaje desde que salimos del parque del Manzanares en Villaverde hasta que llegamos a nuestro destino


El camino de tierra es una constante desde que dejamos Villaverde y nos adentramos en la ruta de las "trincheras del Jarama", las cuales pueden verse a mano izquierda. Grandes montículos de tierra en los que aun se pueden visitar las construcciones y fortificaciones utilizadas durante la guerra civil. 

A unos 40 minutos a buen paso con bici de montaña dejamos todo este terreno arenoso de camino bastante irregular y llegamos a una carretera que nos conduce directamente a Rivas. Es una carretera solitaria, no demasiado transitada hasta que llegamos a lo que es el pueblo en si. Allí es fácil encontrar señalización en la primera glorieta que vemos indicándonos el camino a las Lagunas del campillo.
No se tarda demasiado.. unos 15 minutos quizás no lleguen, desde que tomamos el camino hacia la zona hasta que llegamos. A las lagunas la rodean un camino de tierra fácilmente identificable y transitable por bici de montaña o andando. Cuando llegué y vi por primera vez en lugar me quedé impresionado. No tanto por lo majestuoso del lugar en comparación con otros, sino por lo sorprendente del mismo en medio de la meseta castellana bajo un sol de justicia. El lago, o mejor dicho, laguna, es realmente grande y goza de un verdor en sus orillas muy apropiado para sacar buenas fotografías al caer la tarde.


Laguna del campillo rodeada de juncos y zonas de bastante maleza. En esta época del año dificulta un poco el acceso, pero buscando camino, o sorteando el ramaje de los arboles y arbustos se pueden encontrar zonas para llegar hasta la misma orilla. 



Los bosques que rodean a la laguna son las únicas zonas donde se puede encontrar una buena sombra durante los calurosos días de verano



Tras los bosques propios de una zona húmeda que rodean a la laguna, se abre nuevamente la meseta de Castilla la Mancha, aunque yo prefiero llamarla Castilla la nueva, o simplemente su nombre mas apropiado: Reino de Toledo. A mano derecha de la fotografía esta el río Jarama


Observando las aguas del río Jarama, las cuales ocupan solo un 10% de lo que deberían de ocupar. La sequía ha causado grandes destrozos medioambientales este año. Aún así desde la orilla pueden verse barbos 


Una muestra de que en determinadas zonas y buscando bien, se puede acceder a primera linea de la Laguna. Sus orillas están repletas de pequeños peces fácilmente visibles.  


Aunque apetece viendo el entorno, esta prohibido bajo multa bañarse en la laguna. 

Hablemos un poco de las Lagunas del Campillo. Se sitúa en el Parque Regional del Sureste, en el municipio de Rivas Vaciamadrid en la comunidad autónoma de Madrid (España). El origen de esta laguna se debe a la antigua explotación de áridos (gravas) que durante los años 60 y 70 se llevaron a cabo en la cuenca del río Jarama, se excavó por debajo del nivel freático y al cesar la actividad y restaurar el entorno ha surgido este espacio que tiene en torno a los 4 kilómetros de diámetro y 35 hectáreas de superficie. Es la laguna de mayor extensión de las existentes en el Parque Regional del Sureste. Se ubica a 2 kilómetros de Rivas Vaciamadrid, pudiendo acceder en metro a través de la estación de Rivas Vaciamadrid de la Línea 9, y en coche el acceso es desde la salida 19 de la A-3. En los márgenes de la laguna se encuentra un centro de interpretación de la naturaleza, gestionado por la Comunidad de Madrid.
Lamentablemente cuando yo llegue el centro estaba cerrado por vacaciones. Me hubiera gustado visitarlo en busca de información, ya que según creo hay una exposición o documentación sobre la fauna silvestre del lugar y sobre los fósiles prehistóricos encontrados en la zona. Durante el día es prácticamente imposible ver animales mamíferos en el lugar. Tan solo aves acuáticas entre las que se encuentran martines pescadores, y peces que pueden verse con facilidad desde la misma orilla. Es por la noche cuando los "duentes" de la oscuridad que viven en la "otra" Madrid dejan verse. Están documentados en la zona: Zorros, mapaches, nutrias y jabalies


Algunos de los animales que pueden encontrarse con paciencia durante las horas nocturnas. Los duendes de la fauna madrileña: Zorros, mapaches (especie invasora), nutrias y jabalis

No hay comentarios:

Publicar un comentario